AETRAM celebra su asamblea general debatiendo sobre “Madrid Central”

El cierre al tráfico de la Gran Vía para los autocares discrecionales es la principal preocupación para los transportistas discrecionales de Madrid, que ven como autobuses turísticos del ayuntamiento, los autobuses de la EMT, taxis y VTC tiene paso por esta zona. Las voces de los empresarios madrileños se hicieron notar ayer en la asamblea general de su asociación ante las medidas que el Ayuntamiento está tomando en aras de reducir las emisiones en la almendra central.

La asamblea aprobó las cuentas anuales de la asociación. Además de presentar la incorporación de Integralia, como nueva empresa colaboradora. Durante la jornada el presidente de AETRAM, Jesús Gonzalo, presentó el informe que la asociación remitió el pasado mes de julio al SECUM, organismo del Ministerio de Economía Y HACIENDA, que es la Secretaría del Consejo para la Unidad del Mercado. Este organismo es el encargado de recibir todo aquello que se dirija a la comisión nacional de los mercados y la competencia. De momento, la asociación no ha tenido respuesta de dicho organismo.

Según Jesús Gonzalo el marco regulador del transporte discrecional en autocar desfavorece enormemente la competitividad del sector ante la aparición de nuevos modos, cuyo marco jurídico es mucho más abierto. Gonzalo afirma que esta legislación limita a las empresas a la hora de comercializar sus servicios, ya que solo pueden hacerlo a grupos o colectivos definidos, como pueden ser colegios o fábricas. Es decir, las empresas de autocares no tienen la posibilidad de comercializar sus servicios plaza a plaza como otros sectores, con las limitaciones que ello supone. Por otro lado, el título de transportista limita a las empresas a ejercer su actividad con vehículos de más de 9 plazas, no pudiendo adaptarse con vehículos más pequeños a las necesidades de la población, que en zonas rurales han mermado mucho. Una ley que se dictó para respetar el mercado del taxi, pero que carece de sentido en una sociedad donde han surgido nuevos modos de movilidad para cubrir esas carencias reales de la p

La legislación, sin duda, ha cortado las alas a los transportistas para adaptarse a las demandas sociales de movilidad de la población, o simplemente para competir en el sector de la movilidad, uno de los que mayores cambios está sufriendo en los últimos años. Por eso, desregular el discrecional de la LOTT es una de las grandes reivindicaciones de AETRAM. Una reivindicación que hacía suya también el recién nombra presidente de ANETRA, Luis Angel Pedrero, quien también intervino en el acto.

El acto fue cerrado con una cena en la que se le rindió un merecido homenaje a Maribel García, directora de ANETRA, con motivo de su próxima jubilación y en reconocimiento a su gran dedicación y lucha por el transporte discrecional.

Por Mayte Rodríguez López