La Xunta requiere el compromiso del Concello de Ferrol de prestar el transporte urbano

En Galicia las provincias de Ferrol y Pontevedra, a pesar de tener más de 50.000 habitantes, no cuentan con un sistema de transporte público urbano. Tras la puesta en marcha del Plan de Transporte de Galicia en 2017, el gobierno de la Xunta quiere acometer también esta labor y dotar a los ciudadanos de estas provincias de transporte público urbano. Si bien, la competencia en esta materia la tienen los gobiernos locales de Ferrol y Pontevedra, de no poner en marcha el servicio, la Xunta podría cortarles inversiones.

La Consejería de Infraestructuras y Movilidad de la Xunta ha remitido un escrito al Concello de Ferrol en el que le requiere que en el plazo de 14 días naturales le comunique su intención de prestar servicio de transporte urbano. El plazo vence el próximo día 25 y la Xunta manifiesta que en el supuesto de que el Concello no muestre su compromiso firme de iniciar la prestación del servicio en un plazo compatible con la extinción de los actuales servicios de competencia autonómica, se implantarán las medidas necesarias para garantizar la prestación de estos.

La Xunta advierte que, de no ser así, se reserva el derecho de descontar de la participación del Fondo de Cooperación local que le corresponde a Ferrol, las cuantías económicas que la Administración necesite para compensar los déficits de explotación de los servicios prestados.

En la misiva dirigida al gobierno ferrolano se explica que la Xunta está trabajando en el desarrollo de la segunda fase del Plan de Transporte Público de Galicia de cara al 2019, que es cuando caducan las actuales concesiones de transporte urbano por carretera. El Gobierno gallego considera que es el momento adecuado para que el Concello de Ferrol aborde la implantación del servicio de transporte urbano, que, como ciudad de más de 50.000 habitantes, está obligado a prestar.

Desde la Xunta se entiende que esa medida posibilitaría una mayor coordinación del transporte urbano con las líneas interurbanas, que son competencia de la autonomía, permitiendo realizar un diseño del transporte a una escala mucho menor y, en consecuencia, ofrecer mejores soluciones a los ciudadanos.

En este sentido se pronunciaba recientemente el Parlamento de Galicia, cuando, en la sesión del pasado 20 de noviembre, debatía y aprobaba una proposición no de ley relativa a los trámites necesarios para la puesta en marcha, por parte de los Concellos de Ferrol y Pontevedra, del servicio de transporte urbano en ambas ciudades. Junto con la carta, se remite la documentación de las líneas de transporte que deberán ser asumidas por el Concello de Ferrol, aunque se deja la vía abierta a otras posibilidades.

Por Mayte Rodríguez López