Jue. Abr 22nd, 2021

La Fundación TMB ha iniciado los pasos para la restauración y rehabilitación del emblemático autobús Tilling Stevens, un elemento altamente significativo del patrimonio cultural e histórico de Barcelona que será recuperado de cara al centenario de la implantación definitiva del servicio de autobús a la ciudad, que tendrá lugar en 2022.

Con el procedimiento de licitación abierto esta semana, TMB contratará a una empresa especializada que ejecutará la restauración y reconstrucción del autobús Tilling Stevens 3247 modelo T/S 3A, con imperial. La Fundación TMB dispone del vehículo en dos partes separadas, el chasis y la carrocería. El paso del tiempo y la antigüedad del material original hacen necesaria una restauración para conservar un elemento tan significativo del patrimonio histórico del transporte urbano, que permitirá revivir uno de los autobuses que circulaban hace un siglo por Barcelona.

El Tilling Stevens 3247, de 1924, es uno de los cinco vehículos más antiguos de los 60 que forman la colección de la Fundación TMB y es el único Tilling Stevens que existe en España.

Entre las peculiaridades del Tilling Stevens destacan su motor petrol-electric (precursor de las actuales propulsiones híbridas), el chasis de madera, las ruedas macizas y que tiene el volante de conducción a la derecha. El coche de la Fundación TMB tiene el motor original en buen estado y conserva los mandos y otros elementos funcionales de fábrica como las manetas y los retrovisores. Sin embargo, la reconstrucción se hace imprescindible, ya que la carrocería de madera está muy deteriorada y es posible que sea necesario adaptar el chasis a las medidas del vehículo original. Una vez restaurado, el vehículo estará totalmente operativo para circular por la vía pública.

La reconstrucción se enmarca en la conmemoración del centenario del inicio del servicio de autobús en Barcelona, que tuvo lugar en 1922 (después de la experiencia truncada de La Catalana, en 1906), y está previsto que se pueda exhibir y participar en los actos de celebración.

TMB invertirá aproximadamente 300.000 euros, dependiendo del resultado del proceso de licitación.

El precedente del servicio de bus moderno en Barcelona Los Tilling Stevens fueron los autobuses que circularon por Barcelona y alrededores a partir de octubre de 1922, en las primeras líneas de servicio regular de la mítica Compañía General de Autobuses (CGA), empresa matriz de la actual Transportes de Barcelona, SA, integrada en TMB. Eran autobuses importados de Inglaterra, de dos pisos, pintados de rojo y vestidos con publicidad, con imperial descubierto y escala abierta situada en la plataforma posterior. Con ellos, el autobús se hizo popular e inseparable de la vida urbana barcelonesa. Tras varias peripecias y reformas, no quedó ningún una vez acabada la Guerra Civil. Durante la posguerra se desguazar y se aprovecharon las piezas. Sólo ha quedado un chasis, parte del patrimonio de la Fundación TMB, que en su día estuvo integrado en un camión torre que hizo funciones de mantenimiento en la red de tranvías y trolebuses hasta 1960.

En 2011, gracias a una laboriosa gestión en el Reino Unido, la Fundación TMB adquirió el vehículo 3247, formado por dos partes: el chasis con una réplica de la cabina roja de conducción y una plataforma para el cuerpo trasero, tal como eran los vehículos originariamente en los años 20. Con este coche se tienen los componentes necesarios para reconstruir un Tilling Stevens como aquellos pioneros que circularon por Barcelona casi 100 años atrás.

El anterior propietario era Gordon F. Hughes, que lo había adquirido en 1960 para realizar una primera restauración, después de haber estado cinco años en el Montague Motor Museum de Beaulieu, en el sur de Inglaterra. Había sido fabricado en noviembre de 1924 en Maidstone, Inglaterra, y es uno de los pocos ejemplares que se conocen que funcionan con transmisión Tilling Stevens petrol-electric. El uso que se le quiso dar originariamente era el de coche de bomberos.

Este vehículo es representativo de los petrol-electric del período 1912-30. El primer petrol-electric fue puesto en servicio experimentalmente en 1906 por la casa WA Stevens, y fue tan exitoso el sistema de transmisión, que aprovechaba la energía eléctrica generada por el motor y la dinamo, que pocos años más tarde se creó la Tilling Stevens Limited, en conjunción con Thomas Tilling de Londres, para fabricar una gran cantidad de chasis en Maidstone.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *