Jue. Dic 8th, 2022

El informe de la CNMC recomienda liberalizar el transporte de viajeros en autocar en distancias de más de 100 kilómetros.

ANETRA valora muy positivamente las conclusiones de la CNMC porque incide en evitar desventajas competitivas que distorsionen la libre competencia.

La Asociación Nacional de Empresarios de Transportes en Autocares (ANETRA) valora muy positivamente el informe elaborado y publicado por la Comisión Nacional del Mercado de los Mercados y la Competencia (CNMC), sobre su recomendación a la liberalización del transporte de viajeros en autobús para distancias de más de 100 kilómetros, algo que desde la principal asociación del sector discrecional se venía demandando desde hace años.

El “Estudio sobre el transporte interurbano de viajeros en autobús”, dado a conocer hoy por el organismo consultivo, propone la liberalización del transporte de viajeros por carretera para las rutas de media y larga distancia tal y como se producido en países del entorno, como Alemania, Italia, Francia, Alemania o Portugal., y que ha tenido resultados positivos para los viajeros, como son menores precios, un aumento de la conectividad y de frecuencias y una mejor calidad del servicio.

La CNMC considera que el contexto actual, y cuando está encima de la mesa el anteproyecto de la Ley de Movilidad Sostenible, es idóneo para plantear una liberalización del mercado, tal como indica la tendencia europea, y recuerda que la Comisión Europea ha aprobado una Propuesta para liberalizar los trayectos nacionales superiores a 100 kilómetros, que ya ha sido aprobada por el Parlamento Europeo y está pendiente de aprobación por el Consejo de la UE.

Para ANETRA este informe no solo aboga por la liberalización de determinados trayectos, que “para nosotros es un primer paso, sino que pone sobre la mesa de justificar y cuantificar las Obligaciones de Servicio Público (OSP), garantizando la metodología y transparencia de estas sin discriminar y distorsionar la competencia entre las distintas opciones de movilidad disponibles para los usuarios”.

El análisis expone que España representa actualmente el mayor mercado europeo que mantiene un sistema concesional en el transporte en autobús de media y larga distancia. Esto supone que empresas privadas prestan el servicio en régimen de monopolio a través de una concesión administrativa que les otorga la explotación en exclusiva de unas determinadas rutas. 

En la actualidad funciona en España el sistema concesional, que si bien permite que las concesiones de adjudiquen a las empresas que ofertan mejores condiciones de calidad y precio a los usuarios, en el estudio de la CNNM se considera que ese sistema, vigente, tiene margen de mejora desde el punto de vista de la competencia y de la regulación económica eficiente

Y se recuerda que, a finales del año 2019, un 52 por ciento de las concesiones españolas, tanto estatales como autonómicas, estaban caducadas: que la duración media de las mismas supera la duración legal máxima de diez años, e incluso alguna los 30 años de media. Y, sobre todo, que hay falta de competencia, dado que existen ventajas de los concesionarios iniciales frente a otros licitadores.

Por ello, a juicio de la CNMC se abre una ventana de oportunidad para reevaluar el sistema concesional y plantear una liberalización del mercado, de tal forma que, frente a la rigidez del sistema concesional, las empresas puedan adaptar sus servicios a la demanda con mayor rapidez, crear nuevas rutas o ajustar las existentes.

Para ANETRA es también muy importante el hecho de que incide sobre las subvenciones cruzadas entre las concesiones y los servicios comerciales con el fin de evitar desventajas competitivas y subsidios que distorsionen la libre competencia, algo que se viene denunciando desde la asociación hace años.

Así mismo trata de la necesidad para promover la competitividad, de la existencia de operadores de menor tamaño, fomentar la división en lotes y relajar los requisitos de solvencia técnica y económica exigidos, “algo que favorece a las Pymes a las que representamos y por lo que reiteradamente hemos interpuesto demandas”. Desde la Comisión se recomienda, además, en sus conclusiones, que se establezca un organismo regulador independiente que supervise el proceso de liberalización y resuelva posibles conflictos.

En cuanto a los trayectos que no queden liberalizados, desde el órgano regulador se apuesta por la mejora en el diseño de los pliegos de licitación, con el fin de eliminar barreras a la competencia y asegurar una gestión eficiente de las concesiones restantes. Asegurar una adecuada gestión de las concesiones, licitando las que estén caducadas, liberalizando las concesiones caducadas tras dos años desde su caducidad si no se ha convocado un nuevo concurso y únicamente recurrir a las prórrogas en situaciones excepcionales.

Por M1A2Y3T4E5

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *