Lun. Abr 22nd, 2024

TEISA, Beulas y QEV Technologies participan en un proyecto que tiene como objetivo diseñar, construir y probar el primer autocar interurbano propulsado por hidrógeno verde fabricado en Catalunya. Un proyecto que cuenta con un presupuesto de 2,65 millones de euros con una aportación de un 40-50% de Fondos Next Generation. Future BusH finalizará en el primer semestre de 2025.

La compañía gerundense TEISA participa en un proyecto innovador que pretende diseñar, construir y hacer pruebas en un servicio real de transporte de pasajeros el primer autocar interurbano propulsado por hidrógeno verde fabricado en Catalunya. En esta iniciativa, que tiene por nombre Future BusH y se prevé que finalice el primer semestre del 2025, también trabajan la empresa con sede en Montmeló especializada en movilidad eléctrica QEV Technologies y el fabricante de carrocerías Beulas, de Arbúcies.

El presupuesto del proyecto es de 2,65 millones de euros. Los Fondos Next Generation EU cubren entre un 40 y un 50% de esta cantidad, formando parte del programa de ayuda en la cadena de valor del hidrógeno renovable. Es el gasto calculado para diseñar, fabricar y operar el vehículo durante 6 meses y adecuar las instalaciones a su funcionamiento y mantenimiento. Se aprovechará la primera estación generadora de hidrógeno verde de uso público del Estado, que se inauguró en 2022 en el polígono de la Zona Franca y que está impulsada por Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

Esta colaboración entre tres compañías catalanas pretende impulsar un autocar interurbano propulsado por hidrógeno que tenga posibilidades reales de funcionar con una autonomía de entre 500 y 700 km, lo que superaría el rango de operación de los vehículos interurbanos eléctricos actuales. Tendrá entre 55 y 59 plazas. QEV Technologies, con 20 años de experiencia en el sector industrial, junto con Beulas, nacida en 1934 y con clientes en todo el mundo, se encargan del diseño y la fabricación. TEISA lo probará desde Olot en diferentes recorridos de líneas de transporte público para testear su funcionamiento en una situación real y medir el consumo de hidrógeno para planificar cómo y cuánto debe proveerse. En el Estado existen autocares urbanos propulsados por hidrógeno, pero todavía no hay ninguno interurbano en activo.   

Àlex Gilabert, director de TEISA, declara que “este es un paso más en el objetivo de convertir el transporte colectivo interurbano en autobús en una movilidad que genere cero emisiones, potenciando no solo las empresas tecnológicas y productivas catalanas, sino también aquellas que nos dedicamos a ofrecer un servicio a las personas”. Habla de un proyecto “innovador” y al mismo tiempo “arriesgado” y añade que “actualmente no existe un producto comercial de autocar de hidrógeno interurbano y para hacerlo realidad contamos con la ayuda de los fondos europeos, que financian entre el 40 y el 50% de esta iniciativa”.  

Tres escenarios diferentes para probar el vehículo

Con tiempo todavía hasta el 2025, hoy en día se han medido varios parámetros por telemetría de los vehículos en las rutas en las que operará el nuevo autocar. Éstas se han incluido en un modelo de simulación al mismo tiempo que se han introducido otros datos relativos a la carrocería (peso y aerodinámica, entre otros), al chasis (dimensión de la pila de combustible de hidrógeno y de las baterías) y a las condiciones de la operación (temperatura y aire condicionado). Todos estos resultados se tienen que analizar para poder definir el mejor diseño posible para el vehículo que se tiene que construir. De esto se encargarán QEV Technologies y Beulas, mientras que TEISA, una vez listo el autocar, lo probará.

Se han diseñado tres escenarios diferentes a partir de cuatro recorridos, que se irán combinando para determinar la autonomía del vehículo. El punto de partida siempre estará situado en Olot con un primer servicio hasta Barcelona, en la estación generadora de hidrógeno verde de la Zona Franca para cargarlo. Entonces, se optará por varios recorridos, dependiendo del escenario de autonomía a testear. El primero, con un total de 600 km, une Barcelona y Olot hasta tres veces pasando por Banyoles en dos ocasiones y en otra por Amer. El segundo escenario, de 530 km, se hará con las mismas localidades de origen y de destino que en el anterior caso, pero en dos de los recorridos se pasará por Bracons. En el tercero, después del primer tramo entre Olot y Barcelona, pasando otra vez por Banyoles y con la pertinente carga, el autobús volverá hasta Olot y desde ahí realizará dos servicios más cortos, para ir hasta Girona y deshacer después el camino. En este caso, el trazado será de 415 km. De esta manera, se realizarán varias combinaciones de recorrido para controlar la autonomía diaria y comprobar si el vehículo se queda sin combustible antes de volver, al día siguiente, al punto de recarga.  

Una fuente de energía limpia que no deja residuos

Con el objetivo de descarbonizar el planeta en las próximas décadas, la mayoría de los países trabajan con combustibles cada vez más sostenibles y eficientes. Uno de ellos es el hidrógeno verde, una fuente de energía limpia que solamente emite vapor de agua y no deja ningún residuo en el aire, a diferencia del carbón y el petróleo. Se genera a partir de la electrólisis, un proceso químico en el cual también interviene la energía eléctrica. Si ésta proviene de fuentes renovables, la energía generada se produce sin emitir dióxido de carbono en la atmósfera.

Como principales ventajas, el hidrógeno verde es una fuente de energía sostenible al cien por cien (no emite gases contaminantes ni durante la combustión ni en su proceso de producción), es fácil de almacenar (se puede utilizar en diferentes momentos) y es versátil (puede transformarse en electricidad o en combustibles sintéticos con fines comerciales, industriales o de movilidad). Por otro lado, actualmente los costes de producción, tanto de energía como de consumo de agua, son un reto que todavía debe mejorar. 

TEISA, empresa centenaria con más de 60 líneas

El 13 de marzo de 1920 nació en Banyoles la compañía TEISA (Transportes Eléctricos Interurbanos S.A.) y lo hizo a partir de una iniciativa empresarial singular e innovadora hace más de 100 años. En sus inicios, puso en funcionamiento dos ómnibus eléctricos que se impulsaban por baterías que se recargaban mediante la energía nocturna que sobraba de las centrales hidroeléctricas del Pla de l’Estany.

Hoy en día, más de un siglo más tarde, TEISA cuenta con más de sesenta líneas de transporte regular y a la demanda, y con un centenar de rutas escolares y de transporte adaptado. También ofrece servicios turísticos y excursiones de ámbito nacional y circuitos internacionales en autocar. La empresa tiene 400 trabajadores y trabajadoras, y está presenta en casi todo el territorio gerundense y en parte de la demarcación de Barcelona. Da servicio a Girona, Banyoles, Olot, Sant Feliu de Guíxols, Ripoll, Camprodon, Puigcerdà, Figueres, Santa Coloma de Farners, Sant Hilari Sacalm, Sant Celoni, Vic y Barcelona, entre otras poblaciones.

El mes de enero de este año inauguró una nueva línea que une los tres núcleos de Vilafant y los conecta con la ciudad de Figueres, y también presentó el primer autobús 100% eléctrico en un transporte a la demanda, en su servicio Clic.cat en La Garrotxa. En abril puso en funcionamiento el nuevo servicio Rumbus, entre las poblaciones de Les Preses y Santa Pau pasando por la ciudad de Olot y el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

Por Mayte

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *