Jue. Dic 8th, 2022

La reciente adjudicación de los contratos para la explotación de las concesiones de líneas de autobuses en Galicia -realizada en estos últimos años- es considerada poco transparente y ha sido cuestionada por algunos empresarios gallegos, en concreto por los miembros de la asociación Galibus (Asociación Empresarial de Transporte de Viajeros por Carretera).

Estos empresarios solicitan ver los contratos con las condiciones de adjudicación ya que, según nos informan, «los servicios están prestándose con vehículos no adscritos a esos contratos y en condiciones que no eran las establecidas».

«El sistema concesional de líneas regulares de Galicia tiene un nuevo mapa y trazado. Las concesiones zonales nuevas han integrado muchos más servicios y están siendo realizadas por UTES de empresas, de modo que la administración gallega cuenta con un menor número de interlocutores», nos indican responsables de Galibus al explicarnos la situación del mercado gallego de transporte en autobús.

Además, y según nos indican, «el mercado ha quedado totalmente controlado por el mayor operador de la región, la empresa MONBUS, que participa en prácticamente todos los lotes que le fueron adjudicados como empresa mayoritaria -más del 50% de los licitados-, con lo que obtiene el control del sistema de transporte en autobús de Galicia, y lo que es peor, una importante dependencia económica de las empresas de transporte en autobús gallegas».

Para Galibus, esta concentración de adjudicaciones en un solo grupo, es en cualquier caso «preocupante», razón por la que desde en un principio han solicitado a la Administración gallega, a través de los tribunales, conocer las condiciones de adjudicación y prestación de todos sus contratos.

Ahora el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha determinado que la Xunta debe facilitar la información requerida por la Asociación Empresarial de Transporte de Viajeros por Carretera (Galibus) sobre la adjudicación de contratos de transporte por carretera en autobús.

El fallo, contra el que cabe recurso de casación ante el TSXG o el Supremo, estima el recurso presentado por Galibus contra la resolución de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade que denegaba el acceso de la asociación a la relación de vehículos y expedientes sancionadores de todos los contratos por los que se adjudicaron lotes para explotar líneas de autobús.

Por M1A2Y3T4E5

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *