Sáb. Feb 24th, 2024

Las compañías de autobuses refuerzan en más de un 40% sus servicios para atender el crecimiento de la demanda en la 2ª fase de la Operación Salida del Verano. Más del 20% de las personas que viajan en estos días eligen el autobús, el modo de transporte por carretera más seguro, asequible y ecológico, que llega a todos los rincones de nuestro país.

• Para este verano, la DGT prevé 95 millones de desplazamientos de largo recorrido por carretera.

Durante la segunda fase de la Operación Salida del Verano, que comenzó el pasado viernes, 28 de julio, y finaliza mañana, 1 de agosto, las empresas de autobuses están reforzando todos sus servicios en más de un 40%. El trasporte en autobús será elegido por cerca de 10 millones de viajeros en el mes de agosto, siendo el modo de transporte público que cuenta con una mayor cuota de viajeros, un 46%, frente al 26% del ferrocarril, el 27% del transporte aéreo o el 1% del marítimo. Además, este verano se esperan cifras récord de viajeros, tanto por las buenas perspectivas turísticas como por las políticas de promoción del transporte público, especialmente los descuentos para jóvenes del 90% en los billetes de autobuses para viajar por todo el territorio nacional.

El autobús además de ofrecer una extraordinaria capilaridad en todo el país, comunica más de 8.000 núcleos de población, es uno de los modos de viajar más seguro, económico y demandado, así como menos contaminante. Según afirma Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS, se trata del único modo de transporte que “garantiza la movilidad de forma universal, con más de 3.100 millones de viajeros al año, llegando a todos los rincones de nuestro país. Es el único modo en el que el cartel de no hay billetes no existe”.

Por otro lado, el uso del autobús fomenta la sostenibilidad y contribuye a la protección del medio ambiente. En comparación con los vehículos privados, los autobuses tienen una menor huella de carbono por pasajero transportado y reducen las emisiones de gases contaminantes siendo el modo de transporte más eficiente al generar menos externalidades negativas. Transportando a un mayor número de personas, disminuye el número de automóviles en las carreteras, mejora la seguridad, mejora la fluidez y, también, reduce los tiempos de viaje y el estrés asociado con los atascos, lo que a su vez mejora la calidad de vida de los ciudadanos.

Otro aspecto relevante es la capacidad del autobús de adaptarse a las nuevas demandas y necesidades de los viajeros ya que la mayoría de las compañías de autobús ofrecen servicios de wifi a bordo, cargadores para dispositivos móviles o pantallas táctiles con oferta de entretenimiento, entre otros.

Por Mayte

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *