Mar. Dic 6th, 2022

Centenares de trabajadores del sector VTC han protestado esta mañana con una marcha que ha pasado por delante de la Generalitat, donde han leído un manifiesto para denunciar los costes sociales y laborales del Decreto Ley y solicitar que no se convalide en el Parlament

Esta regulación, impulsada por el lobby del sector del taxi para terminar con su competencia, pone en peligro el empleo de más de 2.500 profesionales

Medidas como la longitud mínima de 4,9 metros resultan, en opinión de SLT, “trabas incomprensibles”

Apelan a la convivencia con el sector del taxi y sostienen que “hay sitio para todos”

300 coches y cientos de conductores a pie han tomado hoy las calles de Barcelona, convocados por el Sindicato Libre de Transporte (SLT), el mayoritario del sector de la VTC en Catalunya, en protesta por la aprobación del Real Decreto9/2022 que regula las VTC en la demarcación, y que pone en peligro a miles de personas que trabajan de forma directa e indirecta para este sector.

La marcha ha transcurrido por las principales calles del centro de Barcelona y se ha detenido en la Plaza de San Jaume con la lectura de un manifiesto, donde la organización ha mostrado su preocupación por la estabilidad laboral de los trabajadores que operan este sector. Aproximadamente 2.500 profesionales trabajan de forma directa para este sector. Solo en Barcelona existen unas 1.500 licencias de VTC en uso y 4.000 en total.

“El nuevo decreto limita nuestra actividad con medidas que no se sostienen y pone en riesgo a miles de familias que dependen de este sector. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Legislar contra esto es legislar contra el futuro de la movilidad y legislar contra la libertad de los ciudadanos a desplazarse de ese modo, unos derechos que otros ciudadanos de otros ciudades europeas y españolas sí tienen. Este decreto es una vuelta al pasado para una ciudad como Barcelona, abierta y cosmopolita, que mira al mundo. Suprimir las opciones sostenibles y accesible de movilidad, en pleno debate sobre la reducción de emisiones, lastrará el desarrollo urbanístico y social de Barcelona”, afirma Jose María Cazallas, secretario de organización.

“Trabas incomprensibles”

Durante la lectura del manifiesto, los trabajadores de VTC han recordado las “medidas injustificables del Decreto” que, a su juicio, “persiguen acabar con el servicio en Catalunya”.  Así, la nueva norma exige que los vehículos tengan una longitud mínima de 4,90 metros para poder prestar servicios VTC, y elimina del mercado todos aquellos que no cumplan con este requisito.

Por otra parte, este decreto limita que solo puedan realizar servicios de VTC aquellas empresas que hayan operado en el último año cumpliendo, además, un determinado número de servicios. “Se olvida la administración de la situación que hemos vivido con el COVID y del parón que ha significado para muchos trabajadores”, afirma Cazallas.

Un freno importante para muchos profesionales que han estado esperando a una reactivación de la movilidad para volver a operar y que ahora encontrarán una barrera imposible de superar. “con este decreto el gobierno perjudica el desarrollo económico de este sector”, afirma el representante de SLT.

Pero no es lo único. Además de estas limitaciones planteadas en el nuevo decreto catalán, este sector ya se encontraba en una situación complicada en esta comunidad por la necesidad de precontratación de servicios, exigiendo un tiempo mínimo de 15 minutos para contratar una VTC.

Respecto a la limitación de la geolocalización es importante señalar que “si algo tiene la nueva movilidad es las ventajas que las tecnologías ofrecen a los usuarios, pudiendo conocer la cercanía de vehículos, el perfil de su conductor… Información que les facilita un transporte más económico, rápido y seguro. Legislar contra esto es legislar contra el futuro de la movilidad y legislar contra la libertad de los ciudadanos a desplazarse de ese modo, unos derechos que otros ciudadanos de otros mercados más abiertos están adquiriendo”.

“Está demostrado que hay trabajo para todos”

Durante la manifestación, los trabajadores de VTC han denunciado la difícil supervivencia del sector VTC catalán tras la aprobación de estas medidas, así como trasladar a la sociedad catalana que las limitaciones de la nueva ley lo son también a la libertad de la movilidad personal.

Los trabajadores del sector solo quieren que les dejen trabajar: conductores, talleres, administrativos, son los profesionales que hacen que estas empresas funcionen, dando un servicio de calidad a la ciudadanía. Está demostrado que hay trabajo para todos, taxis-VTC-Autobuses-Trenes cercanías, etc. e incluso no se llega a cubrir la demanda en muchos momentos, especialmente en fines de semana y vísperas de festivos.

Por ello, “vemos incomprensible este Decreto Ley, que no se ajusta razones lógicas como pueden ser: servicio a la ciudadanía, empleo, facilidad de movilidad en las ciudades, desincentivar el vehículo privado o reducción de la contaminación. Respecto al servicio de Taxi, el cual respetamos y creemos necesario, no les afecta en nada negativo la competencia VTC, al contrario, ha sido beneficiosa para ambos servicios y ha ayudado a mejorar la imagen y calidad. De suprimirse la VTC es imposible que el taxi de Barcelona pueda cubrir toda la demanda y por ello ambos son imprescindibles y necesarios”, ha apuntado Cazallas.

Para los empleados de VTC “aún estamos a tiempo y desde SLT solicitamos a los políticos de Cataluña que NO convaliden este nocivo Decreto Ley que dejará en el paro a miles de trabajadores de forma directa y a otros miles de forma indirecta, algo inconcebible por los difíciles momentos que este país está atravesando”.

Por M1A2Y3T4E5

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *