Sáb. Feb 24th, 2024

El discrecional y la larga distancia son los más castigados, a un 28% y más de un 20%, respectivamente, de la demanda de 2019. 


● CONFEBUS urge a la Administración medidas para garantizar el derecho a la movilidad, un servicio público esencial.
● A esta pérdida se suma el fuerte incremento del precio de los combustibles y la situación de endeudamiento de muchas de las empresas.
● Desde que comenzó la pandemia han desparecido 400 empresas de transporte en autobús.

 Según acaba de publicar el INE, el año 2022 cerró con una caída de la demanda de los viajeros del transporte en autobús del 14,75% con respecto a 2019, lo que supone una pérdida de más de 459,5 millones de viajeros.

Por un lado, el transporte discrecional, que ha sido uno de los más castigados por la crisis, acumuló una caída del 28% en 2022, con 159 millones de viajeros frente a los casi 221 millones de 2019.

A su vez, el transporte interurbano, con 661 millones de viajeros (732 en 2019) se sitúo un 9,6% por debajo. Por servicios, el transporte de cercanías perdió un 7,3%, la media distancia un 14,32% y la larga distancia, que sigue siendo la más afectada en este tipo de transporte, un 20,46%.

Por otro lado, el transporte urbano registró un total de 1.526 millones de viajeros en autobús (1.831 millones en 2019) lo que supone un descenso del 16,67% respecto a la cifra alcanzada en 2019. Y, finalmente, el transporte especial (escolar y laboral) registró 309 millones de viajeros frente a los 331 millones de 2019 (-6,74%).

Unas cifras que ponen de manifiesto que el transporte en autobús aún está lejos de recuperar la demanda de viajeros previa a la pandemia en todas las actividades, a lo que además hay que sumar el fuerte incremento del precio de los costes, especialmente de los combustibles, y la situación de endeudamiento de una gran parte del sector, que ya ha provocado la desaparición de 400 empresas (396) desde que comenzó la pandemia, según revelan los últimos datos del registro del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Por todo ello, CONFEBUS urge a la Administración medidas para garantizar la continuidad de un servicio público esencial garante de la movilidad sostenible, como el reequilibrio de los contratos de gestión de los servicios públicos de transporte y habilitar legalmente para que otras administraciones puedan revisar sus concesiones y también contratos públicos como los de transporte escolar y otros, así como reducir la morosidad de las administraciones públicas.

De este modo, CONFEBUS confía en que la Administración contribuya de forma decidida al necesario impulso y recuperación del transporte en autobús, como columna vertebral de la movilidad sostenible y actor estratégico para la economía y la sociedad, que garantiza la movilidad de millones de personas cada día, asegura el acceso a los servicios básicos del estado del bienestar (sanidad, educación, trabajo…), además de ser un eslabón clave de la cadena y oferta turística.

En este sentido, el presidente de CONFEBUS, Rafael Barbadillo, destaca que “el autobús es el único modo capaz de garantizar la movilidad de los ciudadanos, como servicio público esencial, gracias a su seguridad, capilaridad y economía. España cuenta con un sistema de movilidad que ha conseguido que seamos el país de Europa con la red de transporte de viajeros por carretera más desarrollada y con más flexibilidad, que comunica diariamente a más de 8.000 municipios, muchos de ellos en la llamada `España Vaciada´”.

Por Mayte

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *