Mié. Dic 7th, 2022

El servicio público de autobuses de Madrid, la EMT, fue uno de los protagonistas del Global Mobility Call desarrollado entre el 14 y 16 de junio en IFEMA. La empresa madrileña expuso sus planes de futuro marcando la ruta para continuar transformando la capital en una smart city donde la movilidad sostenible y los vehículos autónomos adquieren gran relevancia.

Sin embargo, ejecutar este plan sería imposible sin una tecnología caracterizada por generar datos continuamente. Por ello, la ciudad ha apostado por el control de los datos a través de la monitorización. Este es el secreto del éxito de la EMT, que ya ha establecido un sistema de monitorización 100% español en pleno desarrollo de maquinarias y usuarios.

La EMT contaba con un sistema basado en HOST central, es decir, un ordenador o un conjunto de computadoras por donde circulaba toda la información y a la que se conectaban otros. Pero, tras un notable crecimiento empresarial, este sistema se volvió ineficaz ante una actividad que parecía inabarcable, por lo que se vio obligada a cambiar la gestión de su estructura IT.

La empresa pública de transporte afrontó un crecimiento tecnológico de autobuses y usuarios notable, y se marcó como objetivo tener un control fiable sobre todo el sistema, tanto del hardware como de los procesos que se producen.

Y fue ahí donde apareció la monitorización, es decir, la recepción y análisis de un conjunto de datos y la gestión de estos por medio de una consola central. Con otras palabras, la EMT necesitaba un sistema que canalizara toda la información a un solo ordenador desde el que se accediese a toda la tecnología interconectada y el acuerdo con la empresa española Pandora FMS le facilitó una solución.

Con la alianza, el gigante público regional logró reducir costes y mejorar su servicio hasta situarse como una referencia en el transporte público para las ciudades inteligentes del futuro, tal y como se ha mostrado en el Global Mobility Call.

“La EMT necesitaba mejorar notablemente la gestión de toda la información. Hay que tener en cuenta que su flota es de más de 2.000 autobuses y que decenas de miles de usuarios emplean este tipo de transporte a diario. Para saciar esta gran demanda se apoyaron en la evolución para implementar un sistema de monitorización capaz de adaptarse a los sistemas con los que ya contaba la EMT, pero que fueran capaces de convivir con futuras evoluciones”, explica Sancho Lerena, CEO de Pandora FMS.

Este sistema de monitorización permite, entre otras cosas, mejorar la consulta de disponibilidad de los autobuses por medio de las aplicaciones, gracias a lo cual el usuario puede ver cuánto le falta al autobús desde su móvil. También facilita la gestión de los encargados de mantenimiento con información en tiempo real de cada máquina, su rendimiento y su estado. Por medio de la solución tecnológica de Pandora FMS, no solo aumenta el control que hay sobre la flota, sino que se consigue una mayor capacidad de reacción ante cualquier incidencia y puede prevenir posibles averías, lo que reduce el impacto en el usuario final y maximiza los beneficios.

Al implantarse este sistema de monitorización en la EMT, también se establece un agente watchdog que reduce carga de trabajo. Con este mecanismo lo que se consigue es que no haya que hacer revisiones periódicas para ver que el funcionamiento del sistema es correcto y que, en caso de que se produzca algún error, se pueda alertar a tiempo para actuar y prevenir otros similares”, destaca el responsable de Pandora FMS.
  La EMT tiene ahora el control de cada autobús, que por medio de unas redes LAN vuelcan la información de manera constante a la central. Un paso que en apenas unos años quedará atrás, dado que la intención es ir mejorando la gestión de datos hasta conocer en tiempo real el aforo que hay en cada autobús o incluso establecer algunos que sean completamente autónomos. Una serie de innovaciones que se enmarcan dentro del objetivo de las smart cities o ciudades inteligentes, donde el uso de la tecnología para el desarrollo eficiente de los servicios es el pilar fundamental.
    El poder de los datos en tiempo eral   La inversión en el desarrollo tecnológico no ha hecho más que comenzar. En los próximos años se acabará de asentar el uso del 5G, que permite una mayor conectividad y una mayor velocidad en el uso de este tipo de redes. A su vez, este escenario aumentará la capacidad de los sistemas de obtener datos en tiempo real. Y, por lo tanto, la gestión de los servicios en cuestión podrá ser más eficiente al tener la opción de ajustarse al comportamiento de los usuarios con un correcto sistema de monitorización.   Madrid, que ha reafirmado en el Global Mobility Call su imagen de smart city, ya trabaja en crear un gemelo digital (una recreación virtual de la ciudad) que permita conocer los movimientos que se producen en la distribución de su microhub logístico. De esta manera, como ocurre con el resto de servicios, se puede anticipar y mejorar la circulación y, por lo tanto, se logra una movilidad más eficiente y sostenible.  

Por M1A2Y3T4E5

Periodista especializada en movilidad y transporte público de viajeros. Editora de las revistas Carril Bus y City Motion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *